La población de lince ibérico en Andalucía asciende ya a 389 ejemplares, de acuerdo con los datos del censo de 2016 efectuado por los técnicos del proyecto LIFE+Iberlince, que se ha completado al 90%, por lo que el número podría ser algo mayor.

Los datos actuales suponen un aumento de 28 ejemplares con respecto al registro de 2015, cuando se censaron 361 ejemplares.

Según los resultados –aún provisionales–, consultados por Europa Press, se confirma la tendencia al alza que la especie viene registrando año a año, a pesar de la influencia negativa que la enfermedad hemorrágica (EHVb) ha tenido en la disminución de las poblaciones de conejo silvestre en toda la Península Ibérica.

El incremento de ejemplares en Andalucía se ha producido gracias, en buena medida, al aporte de dos de las zonas donde está presente el lince ibérico, las de Guarrizas y Andújar-Cardeña, ambas en la provincia de Jaén. En la zona de Andújar-Cardeña se han contabilizado 197 ejemplares de lince ibérico –frente a los 176 de 2015–, unas cifras similares a las de 2011 y que avalan el plan de choque contra los efectos de la EHVb que se inició en 2013, gracias al cual se ha conseguido recuperar la caída de la población lincera a causa de la nueva cepa.

En el valle de Guarrizas, donde se comenzaron en 2011 las liberaciones, hay censado hasta el momento 70 ejemplares. Allí por primera vez, y siguiendo las recomendaciones del IV Seminario de Lince Ibérico, se realizaron sueltas directas o ‘duras’; también por primera vez, se liberaron dos juveniles procedentes de la cría en cautividad a los que se sometió a un programa de preadaptación a la libertad.