Las inundaciones y las sequías causaron el 83% de las pérdidas de cultivos y ganado entre 2003 y 2013, lo que evidencia el impacto severo que tienen sobre el sector agrícola los desastres naturales asociados al clima, según un estudio difundido  por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) .

La FAO, con sede en Roma, llegó a esa conclusión luego de analizar 140 desastres registrados en 67 países en ese periodo, y que afectaron cerca de 250 mil personas.

Unos 80 mil millones de dólares anuales (unos 75 mil 400 millones de euros) se perdieron en esos países como resultado de la reducción de la producción de cultivos y de ganado, siendo mayores los daños en aquellos lugares más dependientes de la agricultura, según el informe, publicado en las vísperas de la Cumbre del Clima de París .