La tormenta tropical Madeline se degradó desde el estatus de huracán a su paso al sur de la Gran Isla de Hawái en la noche del miércoles 31 de agosto, pero todavía amenaza con inundaciones y aludes, manifestaron funcionarios de los servicios de meteorología estadounidense.

El centro de la tormenta se hallaba a 280 km al sur de la isla de Hilo con vientos de hasta 110 km por hora y se desplazaba en dirección al suroeste a unos 23 km/h, dio a conocer el Centro de Huracanes del Pacífico Central.

“Se espera que esta evolución general continúe esta noche con una gradual orientación hacia el oeste el jueves y el viernes, predijo. Las escuelas de la Gran Isla estaban cerradas y listos algunos refugios de emergencia.

La tormenta había amenazado con afectar la concurrencia del presidente Barack Obama y otros mandatarios al Congreso Mundial de Conservación , una gran conferencia de miles de delegados, incluidos jefes de Estado, científicos y políticos.

Obama tiene previsto visitar este jueves una reserva marina cerca del atolón de Midwayque, que está a tres horas de vuelo de Honolulu.

Madeleine llegó a ser el martes un peligroso huracán de categoría 4.