El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, consiguió el apoyo de 81 empresas para sumarse a su plan de lucha contra el cambio climático y comprometerse a rebajar sus emisiones, consumo de agua o dependencia del petróleo.

Obama, que se reunió con los directivos de estas empresas en la Casa Blanca, aseguró que estas compañías se han dado cuenta de que, ‘considerar el cambio climático, la eficiencia energética y renovables no solo resulta no contradictorio con sus resultados, sino que los puede mejorar’.

La participación de estas empresas, que generan más de $3 billones anuales en ingresos, es un gran espaldarazo para el presidente Obama, que viajará en diciembre a París para hacer que sea un éxito la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.