El gobierno de Filipinas declaró  una alerta roja en el país ante la presencia del tifón Rammasun e intensificó los preparativos para evitar que no haya ni una sola víctima como las que dejó el Haiyan, el pasado mes de noviembre, informó  el ministro de Comunicaciones, Herminio Coloma, en un comunicado.

Para evitar cualquier tragedia, desde el martes fueron evacuadas unas 800 mil personas de la provincia de Camarines Sur, en el noreste del país, tras el anuncio de  la llegada del tifón con  vientos de hasta 160 kilómetros por hora.

El gobernador de Camarines Sur, Miguel Luis Villafuerte, expresó que las evacuaciones a menos de 100 metros de la costa fueron llevadas a cabo porque se espera que el tifón ocasione mareas de hasta tres metros de altura.

Rammasun, bautizado con el nombre de Glensa por las autoridades de Filipinas, llegó al país cuando todavía no se ha recuperado de los daños causados por Haiyan, que causó 6 mil 300 muertos, más de mil desaparecidos, y unos 28 mil700 heridos.  @crisolfm