El poema “ Aquí nací y moriré ” es el epílogo del libro El deslumbrante mar que nos hizo, escrito por el bardo nacional Manuel Orestes Nieto en 2011 y premio Ricardo Miró en 2012.

Este poema, explica el escritor panameño, es “la desembocadura de lo que previamente ha sido escrito, una especie de inventario del país marítimo, del filamento de tierra, de los buenos y malos designios de esta tierra, la multiculturalidad, la sangre mezclada y la que ha sido derramada por atrocidades, el sonido de los mares como fondo vital de lo que somos a pesar de que pudimos haber perecido por las ambiciones y las sucesivas ocupaciones”.

Aquí nací y moriré es una obra sin precedentes en el istmo, ya que incluye la traducción del poema a 17 lenguas distintas.

Las lenguas y sus traductores son: alemán: Nely Iglesias-Beate Igler ; árabe: Abdul Hadi Sadoun ; búlgaro: Violeta Boncheva ; chino: Huaping Han ; croata: Zeljka Lovrencic ; estonio: Helina Aulis ; francés: Víctor y Grégoire Bergasa ; gallego: Pepa Baamonde ; guna: Ologwagdi ; inglés: Miriam Borham ; italiano: Stefanía Di Leo ; naso: Rayalef González ; neerlandés: Miek Van Goethem ; portugués: David Leite ; rumano: Carmen Bulzan y turco: Irfan Güler-Pepa Baamonde.

Su poemario tiene dos versiones. “Un volumen incluye como ilustraciones las acuarelas del pintor español Miguel Elías realizadas para esta edición, y el otro contiene las ilustraciones del diseñador gráfico y del libro  Salomón Vergara, quien mediante el arte digital hace una serie titulada ‘ Hipocampos ’ y las incorpora al texto poético”, detalla.

Explica que esta obra fue posible por el concurso del escritor peruano-español  Alfredo Pérez-Alencart , de Salamanca,   España , que hizo posible la colaboración de escritores, lingüistas y especialistas para hacer las traducciones fieles al texto.