La Real Academia Española (RAE) ha querido felicitar este año por la Navidad de una manera muy original: con un árbol situado en la escalinata de la fachada principal de su sede y construido con mil ejemplares de la última edición del Diccionario de la lengua española , publicada hace dos meses.

Con esta iniciativa, explicaba el director electo de la RAE, Darío Villanueva, la Academia pone punto final a la conmemoración de su tercer centenario y recuerda asimismo la importancia del diccionario, la obra que constituye la principal razón de ser de esta institución y la que alcanza siempre mayor repercusión entre los hispanohablantes. 

El peculiar árbol de Navidad es una estructura piramidal de seis metros y medio de altura y unos 2.20 metros de base. Ni en la Academia ni en Espasa, la editorial que ha publicado el diccionario, tienen constancia de que se haya construido antes un árbol de estas características. 

“En el mundo de la comunicación es importante romper moldes, y no nos consta que se haya hecho algo semejante”, aseguraba Villanueva, que el próximo 8 de enero tomará posesión de su cargo.