El presidente argentino Mauricio Macri  interrumpió sus vacaciones de Navidad para desplazarse el domingo al noreste de Argentina, donde los residentes sufren unas de las peores inundaciones de las últimas décadas, que han forzado la evacuación de unas 170 mil personas en cuatro países del Cono Sur .

 Las inundaciones y las enormes crecidas de los ríos vinculadas al fenómeno de El Niño en Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil forzaron a cientos de miles de personas en esta región a pasar las Navidades fuera de casa, o en algunos casos abandonando rápidamente sus viviendas.

Concordia es una de las ciudades más afectadas por las inundaciones, las peores desde 1959. Se registraron 10 mil evacuados en la ciudad, informó el domingo la agencia de noticias oficial Télam .

“Sepan que no están solos”, expresó Macri a los habitantes y prometió ayuda para la reparación de viviendas y “soluciones definitivas”.

El gobierno puso en marcha un comité de crisis y ha destinado ayuda especial para enfrentar la situación.