Arqueólogos israelíes descubren un imponente mosaico de patrones africanos elaborado hace más de 1,700 años en la ciudad de Lod, al sureste de Tel Aviv, para una rica e influyente familia de identidad desconocida.

El mosaico, de 11 por 13 metros y encontrado en el patio central de la que llegó a ser una monumental vivienda entre finales del siglo II y comienzos del IV, se halla en el mismo complejo en el que fue descubierto hace más de una década el conocido como ‘Mosaico de Lod’, exhibido en algunos de los museos más famosos del mundo, entre ellos el Louvre.

‘Este era el suelo de una villa romana y lo que vemos es un magnífico mosaico realizado por artistas que llegaron hasta aquí desde el norte de África’, expresó Haguit Torge, arqueóloga de la dirección de Antigüedades de Israel, a cargo de un yacimiento que fue descubierto durante la construcción de una autopista.

El nuevo mosaico contiene animales y formas que en ningún momento aparecen en la Biblia o documentación paralela, por lo que difícilmente artistas locales podrían haberlos hecho.

Explicó que los autores de esta pieza son los mismos que realizaron el ‘Mosaico de Lod’, actualmente expuesto en Venecia, con la gran diferencia de que éste es mucho más grande y vistoso.