La presencia en Francia de un bajorrelieve olmeca de unos 3,000 años de antigüedad, originario del Estado de Chiapas, México, y cuyo robo se denunció en 1972, fue certificada por un arqueólogo francés.

Personal de la embajada mexicana no precisó quién poseía la pieza, y explicó que la Asociación de Amigos de México en Francia informó al arqueólogo Dominique Michelet sobre la obra para que éste pudiera verificar su autenticidad.

‘No tengo el detalle de quién se acercó al señor Michelet, pero para nosotros, lo más importante (…) es que es la primera pieza (arqueológica) que se restituye de suelo francés a México’, declaró a AFP Efrén García, consejero de prensa y de comunicación de la embajada de México en Francia.

La pieza, ‘Bajorrelieve olmeca de Xoc’, había sido descubierta en 1968 por un grupo de arqueólogos internacionales en el municipio de Ocosingo, en el suroeste de México.

Años después, en junio de 1972, miembros de esa expedición junto con otros investigadores regresaron al lugar y reportaron que había sido sustraída clandestinamente.

El bajorrelieve representa a un hombre de alto rango de pie y con el torso desnudo, ‘probablemente un sacerdote’, según Michelet, de perfil, con atavíos simbólicos, una máscara bucal con forma de pico y pies en forma de garra, elementos simbólicos de la iconografía olmeca.