Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, enfatizó los beneficios climáticos y económicos que tiene para su país el desarrollo de la energía limpia.

‘Estamos hoy aquí porque creemos que ningún reto plantea una amenaza mayor para nuestro futuro que el cambio climático’, aseveró Obama en la Cumbre Nacional sobre Energía Limpia, celebrada en Las Vegas, en el estado de Nevada.

El desarrollo de la energía limpia ha ayudado a EE.UU. a disminuir las peligrosas emisiones que contribuyen al cambio climático, además de haber contribuido al crecimiento económico y a crear un marco estable de puestos de trabajo bien remunerados, aseguró el mandatario.

‘Hay más de 500 fabricantes eólicos a lo largo de 43 estados que abastecen a la industria eólica’, destacó, y agregó que este sector en su totalidad ha mantenido más de 50,000 empleos luego de su rápido desarrollo en los últimos años.

‘El año pasado, la industria solar aportó empleos 10 veces más rápido que el resto de la economía’, expuso Obama, quien apuntó que esta industria ‘emplea ahora al doble de estadounidenses que la minería de carbón’.

El presidente igualmente subrayó la importancia del Plan de Energía Limpia anunciado por su Gobierno este mismo mes, argumentando que se trata del ‘paso más importante que los estadounidenses nunca han dado para combatir el cambio climático’ y que creará puestos de trabajo, ahorrará dinero a las familias y generará más energía limpia.