El blanqueamiento de corales se está convirtiendo en una crisis global devastadora, manifestaron científicos, y predijeron que la situación muy probablemente empeorará. 

Desatado por el calentamiento global y El Niño, temperaturas altas récord en los océanos, este fenómeno está haciendo que los corales se vuelvan blancos y a menudo mueran, lo que amenaza arrecifes coralinos que son hábitat de vida marina, dicen los expertos. 

La diseminación del blanqueamiento empezó hace más de un año en Guam, y seguidamente devastó Hawaii, infectó el resto del Pacífico tropical y el océano Índico y ha llegado ahora al área de Florida y el Caribe.

El jueves, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos y científicos de diversos países lo declararon un evento global, el tercero registrado en la historia. 

Ningún sitio con coral se ha librado, aunque algunas regiones, como Hawaii, han sido golpeadas más duramente, dicen expertos. El calor excesivo afecta negativamente a los corales vivos, que pierden color y se vuelven más vulnerables a enfermedades. 

  “Pudiéramos perder entre 10 y 20% de los arrecifes coralinos este año”, dijo Mark Eakin, coordinador de la observación de corales para la NOAA. “La mala noticia para Estados Unidos es que estamos siendo afectados desproporcionalmente a causa del patrón del calentamiento”. 

Dijo que el blanquecimiento es una crisis, especialmente con pronósticos de un empeoramiento de los cambios climáticos para el resto del siglo. “Si no es una crisis, ¿qué es?”. 

Eakin añadió que está especialmente preocupado por Hawaii, que ya sufrió un fuerte blanqueamiento coralino en el 2014. 

 

Aunque los arrecifes coralinos representan apenas 1% del fondo oceánico por área, son hábitat de 25% de las especies mundiales de peces, agregó Eakin. 

  

“Si matas el coral, destruyes los arrecifes y los peces no tienen dónde vivir”, concluyó.