Bob Dylan acaba de publicar, por primera vez de forma completa, su inmensa colección de letras en un volumen que abarca cincuenta años de algunos de los textos más influyentes de la música moderna.

‘Muchas de sus canciones siguen vivas cuando se leen sin música’, afirma el periodista Diego A. Manrique en el prólogo escrito para Letras completas. 1962-2012,  un libro de casi 1,300 páginas que actualiza anteriores ediciones de los textos de Dylan publicados en su lengua original y su correspondiente traducción al español.

La edición de Malpaso llega hasta los últimos textos del autor estadounidense, que corresponden a Tempest (2012), su más reciente álbum con canciones originales.

La publicación de Letras completas , que contiene notas explicativas de los discos a los que corresponden las canciones y el proceso de creación de los temas, ha sido revisada por el mismísimo Dylan, quien estos días anuncia en su web el lanzamiento de The Lyrics , el libro que reúne sus letras en su lengua original.

La llegada a las librerías de Letras completas coincide con el debate sobre la concesión del Nobel de Literatura —galardón que no irá a recoger a Estocolmo el próximo día diez— a este ‘profeta, juglar, predicador, truhán’, según la descripción que Manrique le aplica en el título de su prólogo del libro.

Las ‘obras completas’ permiten seguir la sombra de su escurridizo autor a través de medio siglo de continuas transformaciones a través del folk, el rock psicodélico, el country, su conversión religioso y su eterno regreso al blues.