Las dos rutas históricas que conectaron el Mar Caribe con el Océano Pacífico en la época colonial, el Camino de Cruces y el Camino Real, formarán parte de una nueva propiedad que se le presentó a la Unesco para que entre en la lista de Patrimonio Histórico, manifestó María Arrocha, directora de patrimonio histórico del Inac.

La funcionaria dijo que en febrero de todos los años ellos deben enviarle un informe a la Organización de las Naciones Unidas sobre el estado de conservación de los lugares y este año aprovecharon para incluir estas rutas.

“Esta propiedad se llama la ruta colonial Transístmica de Panamá. Es un bien en serie que abarca las ciudades terminales en el Pacífico (Panamá Viejo y Casco Antiguo), las del Atlántico (Portobelo y el Fuerte San Lorenzo) y, el eje conductor de éstos que es el Camino Real y Camino de Cruces”, expresó la directora.

La ruta del Camino de Cruces era multimodal, partiendo desde la ciudad de Panamá, caminando hasta la localidad de Venta de Cruces, a orillas del Chagres; luego se recorría con botes por el río hasta su desembocadura en el Fuerte de San Lorenzo. Era una vía alterna al Camino Real.