Mandatarios de todo el mundo celebraron ayer domingo el histórico acuerdo adoptado en la víspera en París para luchar contra el cambio climático, pero recordaron que la parte más dura del trabajo comienza ahora.

Seis años luego del fracaso de Copenhague, 195 países lograron ponerse de acuerdo en la conferencia del clima de París (COP21) para detener el alza de la temperatura del planeta ‘muy por debajo de los 2º C’ y ayudar económicamente a los países más vulnerables al calentamiento global.

‘No hay ganadores ni perdedores en la conclusión del acuerdo de París. La justicia climática ganó y trabajamos todos para un futuro más verde’, tuiteó el domingo el primer ministro indio, Narendra Modi, para quien ‘el cambio climático sigue siendo un desafío’. ‘La historia juzgará el resultado no sobre la base del acuerdo de hoy, sino sobre lo que haremos a partir de hoy’, advirtió Thoriq Ibrahim, ministro de Medio Ambiente de Maldivas y presidente de AOSIS.

La mandataria alemana, Angela Merkel, expresó que ‘aún queda mucho trabajo por hacer’. Mientras que el presidente estadounidense, Barack Obama, estimó que el acuerdo ‘no resuelve el problema, pero establece el marco sostenible que el mundo necesita para resolver la crisis climática’.

El acuerdo de París reemplazará a partir de 2020 al actual Protocolo de Kioto.