El festival de la flor de ciruelo, en el punto escénico de Meihuawan, en el distrito de Dafeng de la ciudad de Yancheng, provincia de Jiangsu, en el este de China, es visitado por muchos turistas.

La flor del ciruelo es apreciada en Japón desde la antigüedad como representativa de la primavera, alcanza su máximo esplendor en febrero, durante el período de transición del invierno a la primavera.

Aunque todavía hace frío, el cielo claro y la tibieza de los rayos del sol permiten intuir el fin del invierno, intuición que se convierte en certeza al contemplar los ciruelos en flor.