Los países centroamericanos y República Dominicana , con el apoyo de Alemania , buscan detener la acelerada desaparición de sus bosques mediante el pago de servicios forestales, el desarrollo de tecnología que permiten compartir información y otras acciones, informó una fuente de la cooperación alemana.

“Lo que hacemos es apoyar los esfuerzos internacionales de mitigar el cambio climático”, declaró al a AFP , Laszlo Pancel, un experto de la Agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) , que coordina el programa de restauración de bosques.

Entre 2005 y 2010 el área boscosa de Centroamérica  se redujo en 1 millón 246 mil hectáreas , según lo consigna un estudio de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) .

Con excepción de los esfuerzos de Costa Rica  y República Dominicana por incrementar sus coberturas forestales, “el proceso de pérdida de bosque se mantiene”, advierte el estudio.

Los Servicios Forestales de los países y bajo la coordinación de GIZ, elaboraron un banco de datos regional de recursos forestales, además de una aplicación en la web bajo el título de “Especies”, la cual almacena las especies arbóreas del istmo, unas 5 mil 800 desde Belice  a Panamá , según un estudio regional.

“Las herramientas (en la web) contribuyen básicamente a la democratización de la información”, destacó Pancel quien coordina el programa de Reducción de Emisiones por la Deforestación y Degradación de Bosques (REDD) .

Por otra parte, con una inversión de 26 millones de dólares , REDD paga a pequeños propietarios de bosques una compensación a cambio de que los conserven.

En muchas comunidades, por la situación de pobreza los campesinos “están alterando los bosques negativamente, no porque ellos los quieran destruir, sino porque simplemente quieren sobrevivir”, destacó Pancel.

Una de las bondades de la restauración de bosques, además de conservar mantos acuíferos, es que genera puestos de trabajo en regiones pobres , explicó Pancel.

Centroamérica con 533 mil km2 y República Dominicana con 48 mil km2 poseen una “alta biodiversidad” en más de 200 ecosistemas .