Ayer la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó que el país afronta el peor incendio forestal de que se tenga registro, pero se mostró confiada en una pronta recuperación.

La mandataria dijo a través de su cuenta en la red social Twitter,  que la nación enfrenta ‘el mayor desastre forestal de nuestra historia” y que la zona  afectada este verano en el hemisferio sur ‘es 20 veces mayor que en 2016′.

Los incendios forestales han consumido más de 127,000 hectáreas de vegetación, cultivos, bosques y casas en siete regiones en el norte, centro y sur del país sudamericano.

El fuego ha ocasionado la muerte de tres brigadistas que combatían el fuego, así como de un número indeterminado de cabezas de ganado, aves y otros animales de corral.

Bachelet declaró ante esta situación área de emergencia a tres regiones, con el fin de permitir una mayor distribución de fondos, sin trabas burocráticas, para contribuir a paliar los daños.

‘Como en otras oportunidades, vamos a superar la emergencia’, indicó posteriormente la mandataria a medios, aunque ‘los incendios no están del todo controlados’. ‘Queremos estar presente en la zona, pero no queremos ser un obstáculo’, agregó la jefa de Estado.

Por su parte, el representante a nivel nacional de los Bomberos en Chile, Miguel Reyes, indicó que se trata de ‘la mayor’ emergencia que vive el país, por lo que unos 2,000 voluntarios se han unido a los miembros de la agencia estatal Corporación Nacional Forestal (Conaf).