La inauguración de una monumental exposición, que ha transformado el contenido de las 37 salas del Museo Nacional Pablo Picasso, celebra el 30 aniversario de su apertura en el Palacio Salé de París. Del sótano a la última planta, los cinco pisos del edificio estrenados hace un año, luego de permanecer un lustro cerrados para su entera remodelación, revelan numerosas obras y documentos inéditos y aspiran a ofrecer una nueva lectura del arte del maestro.

Salvo un especialista procedente del exterior, diez comisarios, todos miembros del museo, incluido su director, Laurent Le Bon, son los artífices de ‘¡Picasso!’, el nuevo circuito por la vida y el proceso creativo del pintor, escultor, ceramista y poeta malagueño.

Al frente del museo desde junio de 2014, Le Bon brindó algunas orientaciones clave como la de celebrar el 30 aniversario de la institución con la metamorfosis de su contenido o incluir en él fuertes dosis documentales, no solo fotográficas, pero quiso ser un comisario más, dijo a Efe su colega Emilia Philippot.

En total, la nueva museografía propone 105 cuadros, de ellos 86 de Picasso; 92 esculturas, cerámicas y objetos artísticos; 192 obras gráficas, 190 fotografías, cuatro películas y 314 documentos de archivo.

La celebración del 30 aniversario incluye además una semana de manifestaciones especiales que culminará el 25 de octubre, en el 134 cumpleaños del artista, y las muestras ‘Picasso Mania’ en el Gran Palais de París y ‘Picasso Sculpture’ en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

Y a partir del miércoles, el circuito ‘Pinturas Francesas’ del Ala Sully del Museo del Louvre expondrá cuatro óleos suyos junto a maestros de generaciones anteriores que él observó con particular interés, como Le Nain, Chardin o Ingres.