Este jueves un fotógrafo independiente australiano ganó el prestigioso premio World Press Photo de 2015 por una dramática imagen captada a la luz de la luna de dos migrantes pasando un bebé bajo la cerca de alambre de cuchillas en la frontera entre Hungría y Serbia.

Warren Richardson tomó la foto el 28 de agosto cerca del paso fronterizo de Roszke , en Hungría , donde los migrantes trataban de entrar en Europa antes de que las autoridades húngaras pudieran terminar la cerca a lo largo de su frontera con Serbia .

La imagen es “increíblemente potente visualmente, pero igualmente muy matizada”, expresó Vaughn Wallace, subeditor de fotografía de Al Jazeera America y miembro del jurado.

La fotografía “le hace a uno detenerse y pensar en el rostro del hombre, pensar en el niño.

Ve la dureza del alambre de espino y las manos extendidas en la oscuridad”, agregó.