El consumo de carne y huevos de tortugas e iguanas, en vía de extinción, se incrementa en Colombia durante las fiestas de Semana Santa por su apetecida “carne blanca”, alertó  la estatal petrolera Ecopetrol, citando una investigación sobre conservación ambiental.

“Las tortugas e iguanas son de las especies más afectadas por esta práctica ilegal que deriva en la reducción de las poblaciones por un consumo insostenible”, expresó en un comunicado Ecopetrol, cuyo símbolo es una iguana verde.

Colombia es un país mayoritariamente católico y gran parte de la población se apega a la tradición de no comer carnes rojas durante la Cuaresma.

Se tienen reportes de extracciones anuales “de más de 20 millones de huevos de iguana solamente durante Semana Santa en la Costa Atlántica”, indicó Ecopetrol, según datos del proyecto Iguana Viva.

Con base en esta investigación, que desarrolló durante dos años con el gubernamental Instituto Humboldt, encargado de proteger la biodiversidad en Colombia, la petrolera instó de forma  “urgente” a “frenar el tráfico y consumo de iguanas y sus huevos además del de tortugas de río, especies severamente golpeadas durante la época de Semana Santa”.