Un terremoto de 5,8 grados en la escala abierta de Richter afectó ayer lunes al sureste de Corea del Sur menos de una hora luego de que otro seísmo de 5,1 sacudiera esta misma zona del país asiático, donde no se ha informado de daños importantes.

El segundo temblor, el más fuerte registrado jamás por la Administración Meteorológica de Corea (KMA), tuvo lugar a las 20.35 hora local (11.35 GMT) con epicentro en Gyeongju, localidad en la provincia de Gyeongsang del Norte situada a unos 370 kilómetros al sureste de Seúl.

Unos 50 minutos antes se había producido otro seísmo de 5,1 grados (rebajado desde los 5,3 grados estimados originalmente por la KMA) con epicentro unos 9 kilómetros al sur de donde golpeó el segundo.

El más potente de los dos terremotos se notó en buena parte del país, aunque el Ministerio de Seguridad Pública surcoreano no ha informado de daños de consideración.