El Gobierno de Costa Rica decretó estrictas normas para visitantes y turistas ante la llegada de tortugas loras al Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional (RNVSO), en Guanacaste, Pacífico norte del país.

El RNVSO fue creado en 1983 con el propósito principal de proteger una de las seis especies de tortugas marinas existentes en Costa Rica, la tortuga lora (Lepidochelys olivacea).

‘La arribada de las tortugas lora para anidar se da casi todos los meses, pero la fecha en la que sucede este fenómeno no se conoce con certeza, por lo que se advierte sobre la especulación que realizan algunas operadoras de turismo que anuncian este fenómeno cuando en realidad aún no se inició’, dice el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) en un comunicado.

El tamaño de la población de tortugas que anidan puede oscilar desde mil hasta 200 mil tortugas por arribada, dependiendo de la época, explica el SINAC.

Una vez declarada la arribada por parte de los profesionales encargados, da origen un protocolo de atención, en donde la playa queda restringida a los visitantes.

Únicamente se podrá ingresar con un guía local acreditado por un lapso aproximado de 40 minutos y bajo las regulaciones establecidas.

El tamaño máximo de grupos de visitantes es de 10 personas, incluido el guía, y no se permite usar focos o luces a los visitantes, solo luz roja -los guías locales- porque las luces pueden desorientar a las tortugas.

No se permite flash o luces artificiales, ni el uso de teléfonos celulares, por la alta cantidad de luz que reflejan. En este caso, las autoridades recomiendan que se saquen las fotografías con luz natural en horas de la mañana o en horas de la tarde, antes de que oscurezca.

Entre otras normas, no se debe tocar, manipular ni hacer ruidos o golpes que afecten a las tortugas que les impidan poner los huevos. Tampoco, la circulación de vehículos en la playa, ni acuáticos en la parte marina, ni surferar ni nadar, ya que la playa y el mar estarán llenos de tortugas.