El Cotopaxi, localizado a unos 45 kilómetros al sur de Quito y que en agosto pasado incrementó su actividad interna y superficial, es el volcán más vigilado del planeta, aseguró el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

En estos momentos el Cotopaxi es el volcán ‘más y mejor monitoreado del mundo’ con ‘equipos de última generación’ que vigilan su comportamiento todo el tiempo, indicó el mandatario en su habitual informe de los sábados.

La emanación constante de columnas de ceniza y gas del volcán generó preocupación en Ecuador, aunque el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, encargado de vigilarlo, ha informado que en las últimas semanas la actividad interna (sísmica) y la superficial han disminuido de manera importante.

Ese diagnóstico ha llevado a las autoridades a reabrir el Parque Nacional Cotopaxi (PNC), la reserva natural, que había permanecido cerrada.