Las autoridades de una localidad japonesa han desarrollado una aplicación móvil para denunciar la presencia de heces de perro sin recoger en la acera, con el propósito de crear un mapa interactivo y ayudar a los servicios de limpieza.

La aplicación forma parte de las medidas adoptadas por la ciudad de Izumisano, situada en la prefectura de Osaka, en el centro de Japón, contra estos excrementos, y ha tenido un coste de 3.9 millones de yenes (32 mil 500 dólares), informó el diario Asahi .

El gobierno local quiere que si algún residente o trabajador del lugar divisa un excremento, cuelguen una fotografía a través de la app y hagan un comentario al respecto.

Cuando se carga la foto, la aplicación igualmente envía la ubicación obtenido del GPS del teléfono inteligente para crear un mapa en línea con diversos colores. 

“No vamos a recogerlas inmediatamente”, advirtió un funcionario de la sección medioambiental y sanitaria de la ciudad al periódico. 

No obstante, luego de una serie de publicaciones, las zonas con gran cantidad de heces de perro aparecerán en el mapa para concienciar del problema y ayudar a revisar las rutas de los “G-men (hombres G)”, el grupo de trabajadores del ayuntamiento encargado de retirar los excrementos.