El Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez , formado por organizaciones de la sociedad civil, ganó el premio Nobel de la Paz 2015 por su “decisiva contribución a la construcción de una democracia plural” en el país, anunció en Oslo el Comité Nobel de Noruega.

El Cuarteto se formó en el verano de 2013, cuando el proceso de democratización de Túnez estaba en peligro luego de varios asesinatos políticos y revueltas sociales, con la participación de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), la patronal (UTICA), la Liga Tunecina de los Derechos Humanos (LTDH) y la Asociación Nacional de Abogados.    

Estas organizaciones, según el Comité Nobel, propiciaron un proceso político, pacífico y alternativo cuando Túnez, tras la denominada “revolución de los jazmines” de 2011, se acercaba de nuevo al abismo de una guerra civil.  

El Cuarteto fue un instrumento que permitió que, en unos años, Túnez contara con “un sistema constitucional que garantiza los derechos fundamentales al conjunto de la población, sin importar el sexo, las convicciones políticas o las creencias religiosas”, destacó el jurado.  

A partir de su experiencia en distintos ámbitos y sectores de la sociedad, ejerció un papel mediador para avanzar hacia el desarrollo democrático de Túnez “con gran autoridad moral”.