Lo que puede considerarse el comienzo del desmantelamiento de una red internacional que se dedica al trasiego de madera desde Panamá, específicamente cocobolo que es una de las mejor cotizadas, se dio cuando la Policía de Arraiján detuvo a cuatro personas in fraganti apunto de embarcar 59 tucas.

El valor de las tucas decomisadas se estima en $10,000 y se presume que la operación fue organizada por una banda que se dedica a este negocio ilícito, pero muy rentable, acotó una fuente de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam).  @crisolfm