Dos grupos defensores del bienestar animal lanzaron una campaña que busca acabar con las carreras de galgos en Estados Unidos, que de por sí han estado disminuyendo desde hace años.

La campaña incluye intentos por cambiar las leyes y la opinión pública en aquellos estados donde siguen existiendo las carreras de perros. Las organizaciones GREY2K USA y la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA) creen que las carreras de canes son crueles y lanzaron una amplia campaña de cabildeo. Su arma central es un estudio que documenta más de 11 mil lesiones en galgos de carreras y 909 muertes entre 2008 y 2014.

Ambos grupos están distribuyendo miles de copias del estudio a legisladores, funcionarios gubernamentales y otras personas en los siete estados que aún tienen pistas para galgos. Igualmente planean una ofensiva mediática y tratan de conseguir legisladores para que presenten proyectos de ley que prohíban ese deporte.

“Ya era hora de que se fuera a la quiebra porque este negocio ya casi está muerto. Lo que queda es salvar a miles de perros”, manifestó Carey Theil, director general de GREY2K USA.

Los dos grupos publicarán el estudio esta semana y luego inciarán una campaña de concientización en los estados que permiten las carreras, comenzando con Florida, que tiene 13 de las 21 pistas de la nación.