Las personas que dejaron de usar Facebook durante una semana se sentían más felices que las que siguieron conectadas, según un estudio danés, que culpa a la red social de males como la falta de concentración o una vida social tambaleante.

“Escogimos a Facebook ya que es la red social más utilizada por gente de todas las edades”, explicó a la AFP, Meik Wiking, director del Instituto de Investigación sobre la Felicidad, que efectuó el estudio entre 1.095 personas en Dinamarca.

Este grupo fue dividido en dos: la mitad siguió utilizando Facebook, mientras que la otra dejó de usarlo. Luego de  una semana, las personas que dejaron de usar Facebook afirmaron estar más satisfechas con sus vidas.

En total, 88% de ellas expresaron sentirse “felices” contra 81% en el otro grupo, 84% señalaron apreciar su vida (contra 75%) y solo 12% afirmaron estar insatisfechas, contra 20% entre las personas conectadas a la red social.