La depresión tropical Bonnie se debilitó durante la tarde del lunes, pero sus remanentes mantuvieron su amenaza con fuertes lluvias y algunas inundaciones en las Carolinas, según indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami.

‘Aún hay la posibilidad de que Bonnie genere fuertes precipitaciones y algunas inundaciones en partes de las Carolinas durante los próximos dos a tres días’, manifestó el CNH.

Entre tanto, las autoridades locales han solicitado precaución a los bañistas debido a las ‘peligrosas’ corrientes marinas que pueden provocar los remanentes de Bonnie, cuando se celebra en el país el festivo de Memorial Day (Día de los caídos).

Bonnie es el segundo sistema que se forma antes de que comience la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que iniciará oficialmente este miércoles y se extenderá por seis meses.

A mediados de enero pasado, se formó el huracán Alex, que llegó a categoría 2 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, y se degradó rápidamente a tormenta tropical luego de tocar tierra en el archipiélago de las Azores.