Según un estudio publicado  por la revista Nature Climate Chang, el aumento de la temperatura de los océanos provocará la disminución de algunos pescados propios de la dieta británica, como la merluza, la solla o el lenguado.

Los expertos aseguran que el clásico menú británico del ‘fish and chips’, en el que destaca la merluza o el lenguado con patatas fritas, podría ser reemplazado por otros tipos de pescado, como las sardinas o los calamares.

Según el estudio, elaborado por la Universidad de Exeter (suroeste de Inglaterra), este tipo de peces podría disminuir a medida que el mar del Norte aumente en 1,8 grados su temperatura en los próximos 50 años como consecuencia del cambio climático.

Los consumidores que deseen comer pescado del área tendrán que modificar su dieta y elegir otro tipo de pez, entre los que igualmente se incluyen el de San Pedro o el salmonete, que continuarán viviendo en aguas del Reino Unido.