Las autoridades australianas desplegarán drones en las playas del este para prevenir nuevos encuentros con tiburones, luego de los 14 ataques de escualo registrados este año, uno de ellos mortal, informaron  medios locales.

Las pruebas con aeronaves no tripuladas empezarán la próxima semana como parte de una estrategia del gobierno del estado de Nueva Gales del Sur que igualmente incluye la colocación de redes de enmalle de alta tecnología para capturar a los escualos y etiquetarlos, según la edición australiana del diario The Guardian .

Los primeros drones sobrevolarán las playas de Coffs Harbour, a unos 530 kilómetros al norte de Sídney, mientras que las redes de enmalle se instalarán en Ballina, donde el pasado febrero murió un turista japonés por el ataque de un tiburón y a principios de mes un lugareño fue mordido por un escualo.

La colocación de las redes de enmalle en Nueva Gales del Sur, usadas en otras zonas de Australia, han motivado las protestas de los ecologistas que consideran que pondrán en peligro a delfines y tortugas y otros animales marinos.