Los Gobiernos estatales de todo Estados Unidos analizan cada vez más el uso de drones para toda clase de problemas viales, desde la inspección de puentes hasta la agilización del tráfico luego de accidentes, horas pico o en zonas donde se refleja congestionamiento a diario.

Un total de 33 estados han estudiado o usado drones, ayudado a desarrollar políticas para su uso o colaborado en investigación de esta tecnología, según un nuevo estudio efectuado por la American Association of State Highway and Transportation Officials (Asociación de Funcionarios de Carreteras Estatales y del Transporte de Estados Unidos).

Esta organización representa a los departamentos de transporte en los 50 estados, Washington, D.C., y Puerto Rico.

Los funcionarios a cargo del transporte en el estado de Michigan están listos para empezar un estudio de dos años. Minnesota ha probado un dron para ayudar a las inspecciones de seguridad en puentes. Vermont ha utilizado subsidios federales para estudiar el uso de drones para controlar las inundaciones fluviales y calcular cuánto material se necesita para reparar carreteras.

En 2014, los funcionarios de transporte estatales realizaron un estudio con el Instituto de Investigación Tecnológica de Michigan que concluyó que los drones son potencialmente útiles para varias tareas relacionadas con el transporte, desde la evaluación de puentes hasta la vigilancia del tráfico, así como el procesamiento de datos térmicos y la inspección de espacios confinados.

El primer estudio determinó que los drones son seguros, fiables, menos costosos y ayudan a alejar a los trabajadores del peligro, manifestó Steven Cook, un ingeniero del Departamento de Transporte de Michigan.