Para alguien que disfruta de la literatura fantástica, un libro sobre brujas es una tentación difícil de evitar. Estas mujeres, que han sido temidas y odiadas a lo largo de la historia, siempre son motivo de curiosidad, ya sea por el mundo de fantasía y misterio que las rodea o por sus supuestos tratos con el diablo, y los secretos que éste les ha revelado. 

 “En una pequeña ciudad alemana, en 1574, unas jóvenes aparecen mutiladas, ¿Se trata de la obra de una bruja o será el culpable el mismísimo Satán?” Así se presenta El conjuro de Satán, una novela escrita por el alemán Wolf Serno, que al igual que una hechicera atrae por su apariencia, no siempre nos sorprende pudiendo volar en escobas. 

Y es que la gran promesa de misterio que el autor nos plantea no llena las expectativas. La monotonía de la historia, la constante búsqueda de pistas o información que bien nos pudo haber dado de una forma menos directa, hace tediosa su lectura, y sumado a esto, los personajes no crecen dentro de la narración, sino que se quedan estancados en sus características ya preestablecidas.

Sin contar que carece de giros argumentales lo suficientemente fuertes como para desviar la historia a rincones insospechados y desaprovecha una idea que, si bien su intención fue mantener al lector con la duda sobre la existencia de lo paranormal o no, pudo haber oscurecido un poco más, para dejarle un sabor más dulce a aquellos que guiados por su prólogo, esperan hallar algo cocinándose dentro del caldero. 

Quizás ese sea el mayor problema con este libro publicado en 2004; vende algo que no ofrece. Si hubiesen omitido la idea de la brujería o el diablo, y promocionado como una novela negra, los lectores hubiesen encontrado llamativo el coqueteo que hace Serno con el mundo sobrenatural. 

El conjuro de Satán es una novela negra, que si bien dejamos a un lado toda la esperanza de encontrar magia entre sus páginas, puede convertirse en una lectura para pasar el rato. Se puede sacar una que otra enseñanza, lo que no la deja del todo vacía. 

O para aquellos que creen que la magia no siempre significa algo sobrenatural, entonces se hallarán con una historia donde verán qué tan fuerte puede ser el hechizo de una hermosa mujer sobre un hombre de ciencia.