El monte Qomolangma, o Everest, se ha desplazado 40 centímetros hacia el nordeste durante la última década, y su altitud se ha incrementado tres centímetros, informó la Administración Nacional de Topografía, Cartografía e Información Geográfica.

Los datos de monitorización recogidos por dicho departamento entre 2005 y 2015 muestran que la montaña se ha movido a una velocidad de cuatro centímetros por año y ha crecido en 0,3 centímetros al año.

La montaña está situada en la zona de colisión continental localizada entre las placas Índica y Euroasiática, donde los movimientos de la corteza están activos.

Los cambios geográficos en el área tienen gran influencia sobre el clima, el entorno y la ecología del este y el sur de Asia, según los expertos.

La administración estableció un sistema de control vía satélite sobre el Qomolangma en 2005 y empezó a observar el movimiento de la montaña.

Los observadores del departamento descubrieron que el monte Qomolangma se había desplazado tres centímetros hacia el suroeste luego del devastador terremoto de Nepal el pasado 25 de abril, mientras que su altura no se vio afectada.