El 30% de la basura que se produce a diario en la ciudad de Panamá, es decir, unas 700 toneladas, va a parar al mar, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y el Ministerio de Ambiente.

La mayoría de esas toneladas corresponde a plástico, un elemento que tarda unos 400 años en degradarse.

Expertos en biología marina y oceanografía sostienen que cuando este material empieza a degradarse genera microplásticos que son consumidos por peces y crustáceos.

Frente a esta situación, la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá tiene entre sus proyectos poner en marcha un centro de investigaciones marinas para conocer los efectos del plástico y otras sustancias, como los plaguicidas, en las especies marinas y luego en la población que las consume.

Mientras, el Ministerio de Ambiente trabaja una propuesta de legislación sobre plásticos, para enfrentar el problema de la basura que va al mar.