Aunque parezca mentira, la Tierra es hoy más verde de lo que era hace poco más de tres décadas, y todo gracias al aumento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) atmosféricos, que han actuado como ‘fertilizante’ para las plantas.

Así lo detalla un estudio internacional publicado en la revista científica Nature Climate Change .

La investigación concluye que, entre 1982 y 2015, se ha producido un ascenso significativo de la cantidad de biomasa verde -hojas- en casi la mitad de las regiones del mundo (40%), mientras que únicamente en un 4% del planeta se ha detectado una pérdida significativa de vegetación.

 ‘Con este estudio, hemos podido atribuir el reverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles’, aseguró el documento. Y es que al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturando este gas de la atmósfera durante la fotosíntesis, gracias a lo cual, el aumento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado, precisa el estudio. Además, esta gran adición de verde ‘puede tener la capacidad de cambiar los ciclos del agua y del carbono a nivel global’.

Otros estudios ya habían detectado que las plantas eran capaces de almacenar cada vez más carbono desde 1980, lo que concuerda con la idea de reverdecimiento planetario que defiende el estudio.