El cambio climático va más allá de un simple aumento de temperatura en la Tierra. Un reciente informe publicado por el servicio meteorológico estatal británico (Met Office) augura que el calentamiento global  y otros fenómenos naturales como El Niño desestabilizarán la temperatura habitual de nuestro planeta convirtiéndola en un horno. 

“Es muy probable que 2015 y 2016 estén entre los años más calurosos jamás registrados” en el planeta, señala el informe , que prevé que los cambios en el clima empiecen a sentirse en los próximos años.

Los científicos británicos aseguran que la presencia de El Niño, fenómeno relacionado con el calentamiento del Pacífico y que volvió a detectarse en marzo pasado, provocará que la época de verano en Europa sean menos calurosos, mientras que en el resto del mundo serán más calientes.

“Sabemos que los procesos naturales contribuyen a la formación de las temperaturas globales, pero en las elevadas temperaturas de este año también influyen los gases de efecto invernadero” , indicaron los autores del informe, añadiendo que el aumento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, combinada con los prolongados procesos oceánicos han llevado a la temperatura mundial a un “punto de inflexión”, informó el portal Actualidad RT.

Según el informe de “Bajemos la temperatura” del Banco Mundial, el fenómeno del calentamiento global provocará que el planeta sufra un aumento de temperatura calculado en 4ºC. Esto perjudicaría notablemente a América Latina y el Caribe, ya que las sequías aumentarían en un 20%, los ciclones tropicales en un 80% y una desaparición casi completa de los glaciares andinos, informó el portal notimerica.com.