Este lunes, la filial de Facebook en Alemania anunció nuevas medidas para luchar contra los mensajes racistas suscitados por la llegada de miles de refugiados al país en las últimas semanas.

Habrá “tres nuevas medidas para luchar contra el racismo”, entre ellas un acuerdo con una organización externa para controlar los contenidos, manifestó la compañía en un comunicado antes de una reunión prevista el martes con el ministro de Justicia, Heiko Maas.

El ministro solicitó a Facebook que “haga más para que la red social no se convierta en un patio de escuela para la extrema derecha” y además que los comentarios racistas sean borrados inmediatamente luego de su publicación.

La llegada a Alemania de decenas de miles de demandantes de asilo se ha visto acompañada de grandes manifestaciones de solidaridad de la población, pero igualmente de mensajes de odio en internet.