La comunidad internacional celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, el día domingo 5 de junio, solicitando un alto a la caza ilegal de las especies a nivel global y a tomar medidas que permitan preservar el patrimonio natural.

Este año, con el lema ‘Vuélvete salvaje por la vida’, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que coordina la celebración, pide atacar el comercio ilícito de fauna y flora silvestre, ya que este delito además de acabar con el colorido y verdor de la biodiversidad, igualmente pone en peligro la supervivencia de muchas otras especies, incluyendo a los seres humanos.

En todo el mundo, entre las especies más afectadas están los elefantes, codiciados por su marfil; los rinocerontes por sus cuernos y los pangolines por sus escamas. Este listado alcanza también a las tortugas de mar, las orquídeas silvestres, las maderas como palo de rosa; las aves y otras tantas especies más.

Datos de BirdLife International revelan que sólo el comercio ilegal de mascotas en el Mediterráneo afecta a más de 450 especies de aves.

Informes de la ONU indican que el comercio y la caza ilegal de fauna y flora silvestre es una alarma que debe ser atendida urgentemente, ya que muchos animales cada vez más son presas cada día por la ambición desmedida de estos devoradores (personas y empresas apadrinadas incluso hasta por el crimen organizado), y están incluso en peligro de extinción.