Unas 25 hectáreas de herbazales se quemaron en el volcán Barú, después de un incendio que se suscitó desde el Martes de Carnaval, en horas de la noche, y que fue sofocado en la madrugada de ayer miércoles, 10 de febrero.

El Cuerpo de Bomberos de Volcán manifestó que una vez se tuvo conocimiento del incendio se procedió a sofocarlo, misión que lograron cumplir luego de más de cinco horas de intensa labor.

El presidente de la Asociación para la Conservación de la Biósfera, Ezequiel Miranda, dijo que las autoridades deben investigar esta quema, porque en este sitio hay cerca varios bosques secundarios que “hay que cuidarlos”.

Añadió  que en este sector existen igualmente fuentes de agua muy importantes, como la cuenca media del río Caldera, que es el principal afluente de la región.