El negocio del reciclaje de basura tecnológica está en auge en la ciudad china de Guiyu, donde llega una gran cantidad de residuos procedentes de todas partes del mundo. No  obstante, esta millonaria industria tiene un elevado costo medioambiental.