La nave espacial que se salió del control de los operadores rusos, se desintegrará entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, según anunció la agencia espacial rusa Roskosmos.

“El satélite abandonará su órbita entre 00:45 y las 06:36 hora de Moscú (21:45 GMT del 7 de mayo y las 03:26 GMT del 8 de mayo)”, indicó Roskosmos en un comunicado publicado hoy jueves.

Según la agencia la nave se desintegrará totalmente al atravesar la capa de la atmósfera y solo algunos fragmentos llegarán a la tierra. Todavía se desconoce donde exactamente caerá la nave, pero en la mayoría de las veces estos satélites que no se desintegran en la atmósfera caen en el océano.

El 28 de abril, unas horas después de que despegara, el Progress M-27M, que debería haber llegado seis horas después a la ISS para abastecerla, dejó de responder a los ingenieros rusos y empezó a tener reacciones incontrolables.

La agencia espacial rusa manifestó que estará informando sobre más detalles durante el día.