Unos 150 delfines ‘cabeza de melón’ quedaron varados en una playa de la localidad de Hokota, en la prefectura de Ibaraki (costa oriental de Japón), informó la radiotelevisión pública nipona NHK. La policía local y la guardia costera fueron alertadas a primera hora del día por residentes que descubrieron a los cetáceos en esa playa situada a unos 90 kilómetros al noreste de Tokio.

Un portavoz de los guardacostas explicó que los cerca de 150 ejemplares estaban diseminados a lo largo de unos 4 kilómetros de arenal.

Se trata del género cabeza de melón, un tipo de cetáceo que mide entre 2 y 3 metros de largo y pesa hasta 270 kilos.

Según las autoridades, algunos ejemplares han muerto y otros están heridos o se muestran cada vez más débiles. Los habitantes y los guardacostas intentaron, desesperadamente, darles auxilio, informaron las autoridades.

Algunos socorristas, con cubos de agua, intentaban evitar que su piel se secara mientras otros trataban de devolverlos al mar empujándolos hacia la orilla, pero la corriente los devolvía a la playa, constató un periodista de AFP.

Varios animales presentaban profundas heridas. Otros, ya muertos, fueron enterrados por los residentes.

La guardia costera japonesa utilizó láminas de plástico para levantar a los delfines e intentar devolverlos al océano