La caza tradicional de delfines en la localidad de Fanalei, en las Islas Salomón, en el Pacífico Sur, ha provocado la muerte de 15,400 de estos cetáceos entre los años 1976 y 2013, informaron  medios locales.

Según un estudio, solo en 2013 fueron capturados 1,600 ejemplares de delfín, apreciados en esta nación insular por sus dientes, que son usados para pagar las dotes de las novias y para fabricar joyas ceremoniales.

El investigador de la Universidad Oregon State, Scott Baker, expresó a la cadena ABC que esta práctica no supone una amenaza a la población de delfines en general, pero que potencialmente podría provocar la desaparición de comunidades pequeñas y aisladas.