Según un estudio publicado por la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), la Amazonía, uno de los bosques más diversos del planeta, perdió entre 2000 y 2013 un total de 222 mil 249 kilómetros cuadrados de bosques, una superficie equivalente al territorio de Inglaterra.

En colaboración con el Instituto del Bien Común de Perú (IBC), la RAISG presentó un estudio que analiza la deforestación en toda la Amazonía con el objetivo de “visibilizar la situación social y ambiental” del lugar y que se divulgará en la cumbre del cambio climático (COP 21) en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre.

El director del Instituto del Bien Común, Richard Chase Smith, calificó la situación de “muy preocupante” porque a pesar de que la mayor pérdida de bosque original de la Amazonía se produjo entre el año 1970 y 2000 con un 9.7%, entre 2000 y 2013 se perdió un 3.6% y la deforestación total ya llega al 13.3%.

Smith citó a la agricultura y a la ganadería como causas directas de pérdida de superficie forestal y recordó que las infraestructuras, como carreteras y represas hidroeléctricas “están entre los factores que ejercen mayor presión sobre los bosques de toda la región”.

Asimismo, señaló a la minería ilegal, la explotación de hidrocarburos y los cultivos ilícitos como “transformadoras del paisaje amazónico” en este tiempo.