Más que un escritor exitoso, que sin duda lo es, Fernando del Paso manifestó ser “un ser humano con suerte” por haber cumplido 80 años, durante el homenaje que la comunidad cultural de México le brindó este domingo en el Palacio de Bellas Artes en la capital del país.

“No he hecho nada para ser longevo, ni mucho menos para llegar a cumplir 80 años”, afirmó con humor el escritor en el imponente recinto, donde ante su esposa María Socorro Gordillo y sus hijos Paulina, Adriana y Alejandro confesó que el mayor tesoro de su vida han sido su familia y sus amigos.

El ganador de numerosos reconocimientos literarios, entre ellos el Premio Xavier Villaurrutia 1966, igualmeente consideró que el mayor homenaje que ha recibido ha sido de los jóvenes que se acercan a él a decirle cuánto les ha gustado alguno de sus libros.

“Mi suerte se extiende al hecho de haber nacido en México y de hablar y escribir en lengua castellana.

Tuve también la suerte de nacer en el seno de una familia aficionada a la lectura y contar con grandes profesores de literatura y amigos como José de la Colina, que me guiaron por los mundos mágicos de grandes autores como James Joyce, Marcel Proust, Franz Kafka y William Faulkner”, expresó.

Durante el homenaje, enmarcado en la conmemoración del Día Mundial del Libro, se efectuó una mesa de análisis sobre el legado novelístico de Del Paso en la que amigos y compañeros de rutas literarias abordaron cuatro obras fundamentales del autor.