Nicaragua exporta especies de animales exóticos como la boa común, las ranas ojos rojos (Agalychnis callidryas) y las tarántulas, entre otros animales hacia los mercados de Estados Unidos, Canadá y Asia, donde son comercializados como mascotas.

Sin embargo, la introducción de especies exóticas pueden alterar el nicho de ecológico de otras especies, con lo que después ese animal es denominada una especie invasora.

Debido a sus impactos en los ecosistemas donde han sido introducidas algunas de estas especies son consideradas ingenieros de ecosistemas.