En una de las medidas más drásticas frente a la sequía en California, las autoridades estatales discutían  si aplican multas de 500 dólares diarios a quienes utilizen agua para paisajismo, fuentes o lavar vehículos.

Se prohibiría regar jardines al punto que el exceso de agua corre a la acera o la calle. Igualmente se prohibiría lavar aceras, entradas de coches y otras superficies duras, así como el lavado de vehículos con manguera sin aspersor.

Si bien se instituirían multas para los infractores, la mayoría de las ciudades probablemente aplicarán una escala móvil que comienza con una advertencia y acrecienta el castigo en caso de reincidencia.  @crisolfm