Los paleontólogos en la provincia de Shandong, este de China, han identificado una serie de fósiles con huellas de un dinosaurio que da un giro de 180 grados, la primera evidencia de una maniobra de esa naturaleza en un dinosaurio.

Las 28 huellas forman un camino semicircular dejado durante el inicio del periodo cretáceo (de entre 66 y 145 millones de años atrás), de acuerdo con el centro de investigación de dinosaurios de la ciudad de Zhucheng, donde se localizaron los fósiles.

Cada fósil tiene un diámetro de alrededor de 30 centímetros. Las huellas pertenecieron a un parabrontopodus, un sauropoda que caminaba en cuatro patas. Al juzgar por su profundidad y otras evidencias, los investigadores creen que el sauropoda estaba dando un giro de 180 grados en sentido contrario a las manecillas del reloj.

El centro señala que rastros de dinosaurios dando vuelta sólo se han encontrado en Marruecos, Suiza y España. Los descubiertos en Zhucheng son los únicos que registran un giro de 180 grados.

El descubrimiento fue publicado en la revista “Paleogeografía, Paleoclimatología, Paleoecología”. El parabrontopodus es una especie sauropoda nueva descubierta e identificada en Zhucheng, que cuenta con el área más grande del mundo de fósiles de dinosaurio.